.


Director Liceo Baitoa; habla sobre artefacto explosivo en el centro.

Alexander Jimenez. M.A
Hace unos 10 meses asumí la dirección del Liceo Profesor Gabriel Franco, del cual fui maestro de sociales por 6 años. Y reitero que asumí ese cargo por inconvenientes para que el profesor Juan Pablo continuara en esa función, pues nunca tuve interés en esta posición porque tenía la referencia de directores anteriores de lo difícil que era dirigir esta institución. La presión de las autoridades de educación, la presión de los padres, de los estudiantes y de personas oportunistas y ajenas a la institución, es en verdad estresante y difícil de manejar.

 Pero una vez en la gerencia, he puesto todo mi empeño y responsabilidad para que el liceo funcione lo mejor posible. Interesado en que las cosas marcharan bien, tuve la oposición de compañeros en el liceo y sobre todo a nivel del distrito educativo por sanciones aplicadas ante actos de indisciplina. Y digo que tuve aposición porque esas sanciones eran ejemplificadoras y sin precedentes en el liceo. Nunca antes los estudiantes de este liceo se habían sentido tan vigilados y habían manifestado tanta inconformidad por el control disciplinario como en este año.
Es cierto que nunca antes había ocurrido un hecho de la naturaleza de lo sucedido este viernes 17, en la que algunos jóvenes hicieron explotar un artefacto a base de aluminio y amoniaco, poniendo en peligro la integridad física y psicológica de los docentes y estudiantes. 
Aunque a lo externo no se han evidenciado medidas correctivas, lo cierto es que nos abocamos a investigar profundamente el incidente. Sabemos que el artefacto explosivo utilizado por ellos no ocasionó ningún daño físico, pero en el proceso de investigación nos encontramos con todo un grupo de estudiantes cuyas evidencias los acusan de participar en un acto criminal y terrorista previamente planificado, inclusive con tendencias extorsionistas.  
Mi mayor preocupación ha sido y será siempre la seguridad de cada una de las personas que hacemos vida en el liceo, y el atentado contra esa seguridad es y será siempre INACEPTABLE. Sepan todos que tomaremos las medidas de lugar, pero no de forma apresurada ni emotiva, sino calculada y planificada, tomando en cuenta todos los aspectos institucionales y legales.
Pido la comprensión y el apoyo de toda la comunidad educativa, pero sobre todo que no se dejen influenciar por palabras hirientes y venenosas de algunos que, queriendo pescar en río revuelto, hacen comentarios nocivos y alejados de la realidad sobre mi gestión y la de los docentes de esta institución.
La próxima semana evidenciaremos que nuestro proceso de investigación fue necesario, pero sobre todo que la impunidad ante el terrorismo y la extorsión no son compatibles con mi gestión.