.

"Club Unión Y Progreso". Raices De Un Mal. (3)

www.baitoaTV.com Rafael Peña.
Cuando en una comunidad se pone en desarrollo el ideal que unió a los baitoeros y que hizo posible el nacimiento del "Club Unión Y Progreso" se debe tener por seguro de que siempre habrá quien esté en desacuerdo con el mismo. A través de los años he oído comentarios que pretenden presentar al club como un refugio exclusivo de la elite adinerada de baitoa. Nada más absurdo que esta aseveración. Esas pocas opiniones, por su propia naturaleza deben ser valoradas como la excepción que confirma la regla de la grandeza que como ente social le corresponde al club en la historia de Baitoa. Una prueba tangible de esta realidad nos la presenta el hecho de que Rafael Núñez Pineda [fello] fue por muchos anos quizás el socio mas destacado del club. Tío fello, [hermano de mama y abuelo paternal de Míguelo], ocupó la posición de gobernador del club por largos años. Fue como el vigilante cuya misión era garantizar el orden en cualquier situación que lo ameritara. Todos los baitoeros de mi generación crecimos viendo en tío Fello al policía que había que respetar. Con el gobernador había que pisar fino, fuera quien fuera. Todo eso sucedía cuando Baitoa y a través del club, expandía sus relaciones sociales en todo el país. En aquella época, cuando tener un carro significaba un lujo, a Baitoa llegaban visitantes de todo el territorio dominicano, atraídos por la amabilidad de su gente y también por la belleza de sus mujeres. En esa desarrollada y progresista comunidad del ayer, tío Fello era, repito, quizás el socio más destacado del club. Pero, cual fue la extracción social de tío Fello?- Un hombre pobre y trabajador que sin la menor duda es un pilar del club y por supuesto también de Baitoa. La vida cotidiana de los baitoeros de entonces, transcurría en un ambiente de paz y progreso, organizadas sus familias alrededor del liderazgo social que siempre se manifestó en cada ocasión en que fuera necesario, como era el caso de sembrar relaciones más allá de nuestras fronteras. El local del club, como siempre, fue el hogar donde se recibía a toda esa gente que nos visitaba. Allá por los primeros años de la década del 80, talvez a mediado del 83, descubrí que el orden establecido en el club y que desde el principio de su existencia había dado sus mejores frutos y que disfrute hasta 1966 que fue cuando salí hacia Nueva York, ya comenzaba a ceder ante el desafío de los nuevos tiempos. Una actitud de Cesar Pérez sirvió de impulso para yo escudriñar hasta llegar a las raíces que provocaron el cambio negativo en el orden institucional del club, el cual, evidentemente ponía en peligro su existencia. Cuál fue esa actitud de Cesar Pérez? - Eso se lo explico en la entrga # 4. Hasta entonces, si Dios quiere.

LA VOZ OFICIAL DE BAITOA EN EL MUNDO