.

Ezequiel Molina sufre malestar al deplorar los males que afectan al país en “La Batalla de la Fe”

El pastor Ezequiel Molina deploró el sicariato,  el narcotráfico y el matrimonio entre parejas del mismo sexo, al dirigir su mensaje "Entre la vida y la muerte", en la concentración de miles de evangélicos en el Centro Olímpico.

Molina por un momento, cuando hablaba del narcotráfico, se sintió mal y tuvo que ser bajado de la tarima y su hijo del mismo nombre siguió la prédica. En ese momento comenzaron a orar por él y minutos después retomó el mensaje.

Se informó que el religioso tuvo hipoglicemia y al término de la actividad fue hidratado en una ambulancia que estaba en el lugar.

Molina dijo que a pesar de los avances tecnológicos, en el país hay muchos males que no se han podido corregir como es el problema de las drogas, “ en cuyo mal no están todos los que son ni son todos los que están”.

El reconocido pastor evangélico dijo que la sangre de cada inocente que los sicarios mandaron al otro mundo, claman delante de Dios. Molina dijo que hay que ser una bestia para recibir 15 ó 20 mil pesos para darle “para abajo a una persona…Maldito aquel que recibe sobornos para quitar la vida al inocente”.
El religioso también deploró la doble moral con la que actúan muchas personas. "La doble moral está acabando con la sociedad".

Dijo asimismo que todo aquel que se cree por encima de los mandatos de Dios es maldito.
El pastor Molina expresó que "es una maldición sustituir a Dios con ídolos”.  Al terminar su discurso, al religioso lo esperaba una ambulancia. ver mas aqui

LA VOZ OFICIAL DE BAITOA EN EL MUNDO