.


Vender culebras, ¿forma de supervivencia en en el país?

PIEDRA BLANCA. En algunos países del mundo existe el hábito de comer carne de culebra y usar ese reptil para la elaboración de vinos, aceites y otros remedios caseros. Aunque desde hace varios años se conoce esa práctica alimenticia en la República Dominicana, todavía no parece ser algo muy común.

Maiky (Jovino) Encarnación es un residente en Piedra Blanca que afirma se gana la vida vendiendo culebras.
Vive por la carretera Francisco del Rosario Sánchez, cerca de San Cristóbal, y aprovecha para exhibir las culebras, que captura en los montes, para venderlas.

Agarra las dos culebras vivas, de unos 5 pies de longitud, casi de su estatura, para promoverlas a los transeúntes.
"Estas son de las más pequeñas que he encontrado. Dame mil pesos y te las llevas. Te las puedes comer con yuca o las puedes criar", asegura, mientras los lugareños se ríen y bromean con su pintoresca forma de sobrevivir. "Él lleva muchos años vendiendo culebras", expresa un amigo que no se quiso identificar.