.


Exijamos que el síndico de Baitoa viva en Baitoa


@baitoaTV.com @leonardoperez12 Octubre 1, del 2013
Dentro de algunos años, alguien se preguntará como el Lic. Radhames Ant. Rojas fue el primer alcalde del nuevo municipio Baitoa por 6 años seguidos, sin vivir un solo día de sus gestión y su candidatura en Baitoa?

Sé que un golondrino no hace verano, y que por más de 4 años he venido pidiendo de manera personal y pública que el alcalde de Baitoa, más que por asuntos jurídicos y legales; por convicciones éticas y morales debiera vivir en territorios de nuestro luchado municipio.

Otra vez más quiero hacer un llamado a nuestro respetado educador de generaciones y alcalde actual. Si a usted le avergüenza o le incomoda vivir en el "campo" Baitoa, también le debiera avergonzar e incomodar cobrar su jugoso salario y cargarnos las asignaciones presupuestarias de conbustibles y otros, por su caprichosa dedición de representarnos desde el cómodo municipio de Santiago. Queremos un representante al que se le valla la luz al mismo horario que al pueblo, que le llegue el agua sucia como a los comunes del pueblo, que sienta nuestras alegrías y padezca nuestras necesidades y angustias diarias.

Se que debió ser una exigencia del PLD local hace tres años, que su candidato a síndico viviera en el Distrito, pero también comprendo que nuestros políticos siempre colocaran el beneficio personal-político antes que el comunitario. Sin embargo, actualmente le corresponde a los que les duele su pueblo y esperan un mayor redimiendo en la labor que le pagan a su alcalde para que realice que continúen con esta exigencia.

Estoy convencido de que esto solo pasa en pueblos indolentes y distraídos en chismes de esquinas como el nuestro. Le sigo respetando como siempre, pero la opinión que tanto le hemos manifestado en privado la debo continuar manifestarla públicamente, solo para el record y para ver si se ánima a vivir en nuestro bello pueblo; para que un día no se diga que TODOS los Baitoeros fuimos los culpables de esta secuencias de acciones que desde mi humilde óptica avergüenza esta generación que lo permite.