.


Gracias Leonardo; Por Permitirme Admirarte.

Por: Rafael Peña; NYC 20 de noviembre 201
Leo, desde el primer momento de tener comunicación contigo, supe que estaba frente a un joven baitoero con una infinita vocación de servicio y de un superior apego a los hechos históricos que han puesto bien en alto el nombre de nuestra patria chica: Baitoa.
Tu firme postura acerca de la naturaleza de las obras que se ejecutan en la comunidad, confirma lo correcto de mi apreciación en cuanto a tu persona.
Me satisfizo muchísimo el leer tu último artículo. Esos sueños, que a veces parece imposible de verlos realizados, son el mejor soporte con que cuenta un ideal. Yo digo que sin sueños no hay ideales. Hay sueños e ideales que por su propio valor, tardan en concretarse. Son como esas bebidas que mientras más añejas; mejor. [Esto último lo tengo escrito en un documento, para mi histórico]. Hace más de 30 años, comencé a soñar que así como en el partido político al que pertenecía, también el país necesitaría en el futuro de hijos que no temieran a la historia para que salieran en su defensa. Esa, tu actitud de hoy, se convierte en zapata de la pureza de esos sueños. Leo, nuestro país esta ante la culminación de un ciclo social y político que tuvo su inicio con la desaparición del régimen de Trujillo. Corresponde a cada dominicano y por lo tanto a cada baitoero hacer un repaso, un estudio, un análisis de lo que hemos sido, de lo que hemos hecho en el proceso, con mira a fortalecer el que empieza.
Leo, yo soy un joven baitoero como tu, cuya única diferencia es que nací unos añitos antes . En sa condición, te puedo jurar que en el lapso comprendido entre la muerte de Trujillo hasta el momento en que tu estas leyendo este artículo, este, tu compueblano, ha sido por obra de Dios un asiduo observador de los más importantes acontecimientos que han originado la sociedad que hoy somos.
Mira Leo, tu pueblo que es el mío, ocupa un lugar preponderante para cuando se busque la solución a los males que nos aquejan como país. Esta patria dominicana que nos pertenece a todos, necesita el fruto de lo que esta sembrado en nuestra comunidad. Baitoa es filosofía. Baitoa es la confluencia de la teoría y práctica. Conocer a Baitoa, nos garantiza la firmeza del futuro. Pero para que eso se materialice debemos aunar criterios, y estos deben fundamentarse en el conocimiento de los hechos que originaron toda esa fortuna. No preste mucha atención a que sea yo quien lo dice, presta atención a lo que yo digo. Leo, después de la muerte de Trujillo, el primer acontecimiento para analizar en el proceso de nacimiento de la democracia dominicana lo constituye el evento eleccionario del 20 de diciembre de 1962. Desde ese entonces, Baitoa está registrada en la historia del país como ejemplo a seguir si deseábamos una patria progresista y feliz. Hoy estamos ante la coyuntura de saber por que hace más de 48 años se nos confirió ese honor, quedando como una lápida en el editorial de uno de los periódicos de más historia en el país; "El Caribe de fecha 2 de enero de 1963". Leo, por obvias razones, tu no estuviste en la siembra de ese ayer, pero yo si. La cosecha te pertenece por igual. El pasado fue presente de tus abuelos y tus padres. Cosechemos y sembremos juntos. “Que esa unión constituya la fuerza que nos de el poder con definición de nuestro norte". "ROBUSTECER CADA DIA MAS LA GRANDEZA DE BAITOA". EL MEJOR PROFETA DEL FUTURO ES EL PASADO. LORD BYRON.