.


A propósito de la muerte de Óscar de la Renta (Reflexión)



@baitoaTV.com 10/22/2014 Por: Ing. Leonardo Pérez
Si ni usted ni yo nunca logramos comprarnos unos trapos diseñados por Oscar De La Renta, por qué hoy lo ponemos en un altar imponente?
Acaso solo somos víctimas del modelo capitalista que nos marca la distancia entre los que pueden y los que nunca podremos a través del área del llamado buen vestir. A Óscar de la Renta lo felicito por su talento y progreso económico personal, pero al final el no diseñaba pensando en mí, lo hacías para una industria insaciable que busca a través de publicidad y fantasías visuales hacernos sentir que nuestro éxito radica en SOBRE-PAGAR por unos abrigos contra el frío solo por sus etiquetas, arrancando de nuestras familias y sociedad la capacidad económica de responder a otras necesidades para tributarle a los millonarios el impuesto de querer parecernos a ellos. 
Esta bien que lo celebren Los Clintons, Los Iglesias y las estrellas de la imagen mundial, puesto que su arte fue tomado como un símbolo de esa clase burócrata que se maravilla en mostrarnos que pueden comprar sus diseños y claro que era un hombre bueno y solidario, por eso los principales medios de la alta saciedad europea y norteamericana lo promueven con un ente de apacibilidad entre la clases. Pero que mi estado aterrice en la realidad de la mayoría de los dominicanos y comparta algo de sus muchos elogios desbordante de estos días con los profesores y médicos que a diario mendigan por servir a nuestra sociedad con un salario digno entre trapos viejos sin etiqueta... Nada contra Óscar, al igual qué muchos peloteros y músicos que dejan saber en que país nacieron nos hacen sentir orgullosos y que compartan con sus humildes vecinos del mucho dinero que reciben del sistema por su forma de entretenerlos y dinamizar el mercado haciendo que la gente gaste más dinero del necesario en discos, ropas y boletos esta cool; pero mi problema es con el sistema que nos hace esclavos de un estilo de vida paradigmatico y manipulado que busca que los que están arriba en la pirámides se queden ahí por la eternidad.